FCSN // Newsletter // 2017 // Conference 2017 // Paula Kluth nos desafió a mantener la “I” en el Programa de Educación Individualizado (IEP)

a

Paula Kluth nos desafió a mantener la “I” en el Programa de Educación Individualizado (IEP)

“¿No estamos practicando ya la inclusión?” Esa fue la pregunta que la Dra. Paula Kluth, la oradora principal, le planteó al público en la conferencia Visiones de la Comunidad de 2017. La mayoría de las escuelas les dirán que ya practican la inclusión y que lo han estado haciendo por mucho tiempo. Sin embargo, como alguien que ofrece capacitación profesional a maestros y personal escolar por todo el país, Paula reconoció que siempre se puede hacer más para asegurar que la inclusión se practique de manera eficaz. Dijo enfáticamente que “la inclusión es un proceso, no un lugar”. “Las expectativas para los estudiantes con discapacidades han cambiado mucho con los años. No obstante, podemos y debemos hacer más”. Nos estimuló a “adoptar la filosofía” de preguntar siempre “qué es lo posible”.

Paula explicó cómo su propia experiencia en la escuela secundaria, como voluntaria en clases de educación especial, la ayudó a comprender las posibilidades. Se interesó por los estudiantes con discapacidades que parecían diferentes, y se convirtieron en algunos de sus mejores amigos. Las lecciones que aprendió llevándolos a almorzar y a juegos de baloncesto tuvieron un impacto permanente e informaron su trayectoria profesional. Con los años, la investigación ha confirmado lo que su experiencia le indicaba, que la inclusión beneficia a todos, no sólo a la personas con discapacidades.

Paula describió una de las escuelas que había visitado. Los estudiantes de educación general jugaban en el patio mientras esperaban el comienzo de las clases, pero los estudiantes con discapacidades intelectuales, que llegaban en un autobús separado, entraban directamente al edificio. Cuando le preguntó acerca de esta práctica al director, él le respondió que “necesitan más tiempo para prepararse”. Paula sugirió que de esta manera se perdía una oportunidad importantísima para la socialización que podía beneficiar a todos los estudiantes, e instó al director a buscar otras posibilidades.
Al visitar otra escuela encontró un aula segregada de alumnos de educación especial con un cartel en la puerta que decía: “Aula de inclusión”. Paula le señaló esto a la administradora, quien le contestó que había pasado por ese letrero muchas veces, ¡y nunca lo había notado! Paula dijo que cuando la inclusión se practica eficazmente, se encuentra la manera de incluir a todos los alumnos, y si no, se la crea.

La inclusión es un proceso, ¡no un lugar! Todos los estudiantes, ya sea con o sin discapacidades, se benefician con las oportunidades que la inclusión genera. ¡Lo único que hace falta es imaginar las posibilidades!