FCSN // Newsletter // 2013 // December 2013 // Responsibiladad Compasiva
a

Responsibiladad Compasiva

De la Tolerencia Cero a la Responsibiladad Compasiva: Capítulo 222

Por Jane Grecco, MA, MSEd, Especialista en entrenamiento y apoyo del
Centro de Contratación, Capacitación y Apoyo

El 1 de julio de 2014 entró en vigor el Capítulo 222, la ley referente al acceso de los estudiantes a los servicios educativos y a la exclusión de la escuela, que, supuestamente, pondrá fin en Massachusetts a la era de tolerancia cero con la disciplina escolar. La ley, que el Gobernador Patrick firmó el 6 de agosto de 2012, se aplica a todos los estudiantes, tanto de educación general como especial.

La “tolerancia cero”, frase acuñada por el Fiscal General de los Estados Unidos a finales de la década del 80 para referirse a la política federal de “Guerra contra las drogas”, fue adoptada por las escuelas a principios de los 90 con la intención de contener la violencia que generaban las drogas, las pandillas y las armas, y que aparecía con frecuencia en los titulares de los diarios. Para 1993, las políticas de tolerancia cero habían sido adoptadas en todo el país, a menudo no sólo en relación con las drogas y las armas sino también con el uso de tabaco y las perturbaciones en las escuelas. La administración Clinton cerró el caso al promulgar la Ley de Escuelas Libres de Armas de 1994, que ordena una expulsión un año calendario por posesión de armas de fuego, y el envío de los estudiantes que violan la ley al sistema de justicia penal o de menores. Los distritos locales extendieron el mandato para incluir las drogas, el alcohol, los insultos, las amenazas o cualquier objeto similar a un arma de fuego o de otro tipo, como las limas de uñas o las pistolas de burbujas.

Con el paso del tiempo y la recopilación de datos sobre la eficacia de la tolerancia cero, surgieron tendencias contraproducentes. Las características distintivas de estas políticas pasaron a ser las suspensiones y las expulsiones. Las otras opciones disciplinarias, sin embargo, se utilizaban de manera infrecuente. Resultó evidente, especialmente para los defensores de los derechos civiles, que los estudiantes de bajos ingresos, de minorías (especialmente los niños afroamericanos) o con problemas de salud mental y discapacidades socioemocionales estaban representados de manera desproporcionada entre los afectados por estas políticas.

Estadísticamente se vio que había poca evidencia a favor de la eficacia de suspender o expulsar a estudiantes para mejorar la conducta o la seguridad escolar. El 40% de los alumnos habían sido suspendidos previamente, y el principal factor de predicción de una suspensión era haber sido suspendido con anterioridad. La tolerancia cero se convirtió en la herramienta predilecta para eliminar a alumnos alborotadores o de bajo rendimiento escolar. La mayoría terminó abandonando los estudios, y muchos fueron de la escuela a la cárcel.

La investigación crítica empezó a mostrar que ciertas técnicas de disciplina preventiva eran mucho más útiles para la seguridad escolar. En 1999, se ofrecieron los primeros talleres de Intervención y Apoyo Positivo con la Conducta (Positive Behavioral Intervention and Supports, PBIS). PBIS utiliza un enfoque disciplinario de sistemas que promueve alternativas como prevención de la intimidación, resolución de conflictos, mediación de compañeros, mejor manejo de la clase y, lo que es más importante, la identificación e intervención temprana. La evidencia empírica ha demostrado que esto ha funcionado bien y dado buenos resultados. El Centro de Asistencia Técnica de PBIS fue creado por la Oficina de Programas de Educación Especial del Departamento de Educación de los Estados Unidos a fin de dar información que ayude a fomentar la capacidad de las escuelas, así como asistencia técnica para identificar, adaptar y mantener prácticas disciplinarias efectivas.

Hoy, quince años más tarde, Massachusetts será en uno de los primeros estados en promulgar una nueva ley que cambiará la forma en que se administra la disciplina escolar. Algunos de los puntos más destacados son los siguientes:2

  • Cualquier estudiante excluido por más de 10 días escolares consecutivos tiene derecho a recibir servicios educativos para progresar académicamente durante dicho período como parte de un plan de servicios desarrollado por el director para toda la escuela
  • A los estudiantes suspendidos por 10 días consecutivos o menos también se les dará la oportunidad de progresar académicamente durante la suspensión
  • Los datos de todas las exclusiones, sin importar su duración o tipo, se informarán al Departamento de Educación Primaria y Secundaria, y las escuelas con un número importante de exclusiones serán investigadas
  • Los funcionarios de la escuela deben actuar con discreción, considerar maneras de ayudar al estudiante y evitar el uso de medidas como la suspensión o la expulsión hasta haber intentado otros remedios y consecuencias
  • No se debe excluir a ningún estudiante por más de 90 días escolares
  • El proceso debido y las apelaciones a la exclusión deben incluir al estudiante y su padre, madre o el tutor
  • Los estudiantes que no se hayan graduado y tengan 10 ausencias consecutivas tendrán una entrevista final para considerar opciones de educación alternativa u otras colocaciones

¿Qué significa esto para las escuelas de Massachusetts? Aunque todos los distritos escolares deben cumplir con la ley, algunos pueden optar por revisar sus códigos de conducta para cumplir con la misma. Para principios de este año escolar (septiembre de 2013), las Escuelas Públicas de Boston ya habían revisado sus voluminosos códigos de conducta y estaban en etapa de capacitación e implementación de la ley. El distrito también decidido dar un gran paso al aceptar un cambio de paradigma que apunta a una disciplina segura, positiva y de apoyo. Esperamos que otros distritos escolares sigan su ejemplo.

El Departamento de Educación Primaria y Secundaria está revisando actualmente los reglamentos que guiarán la implementación del Capítulo 222. En diciembre se celebrarán audiencias públicas y las nuevas regulaciones se publicarán para año nuevo.


1Russell J. Skiba, “Zero Tolerance, Zero Evidence: An Analysis of School Disciplinary Practice.” Indiana Education Policy Center, Policy Research Report #SRS2, August 2000.

2Thomas Mela, que ha dirigido la coalición de activistas que promovió el Capítulo 222 y colaboró estrechamente con los legisladores para asegurar su promulgación, describe los cambios en el artículo New school discipline/dropout reform law. 7 de agosto de 2012, https://massadvocates.org/wp-content/uploads/2014/02/SummaryofChapter222oftheActsof2012.pdf