FCSN // Newsletter // 2013 // Winter 2013 // Acerca de los Derechos Civiles y los Niños
a

Acerca de los Derechos Civiles y los Niños

Sherry L. Rajaniemi-Gregg, Esquire and Daniel T.S. Heffernan, Esquire

nviamos a nuestros niños a sus escuelas públicas cada día suponiendo que estarán seguros bajo el cuidado del personal escolar. Muchas veces así es. Pero lamentablemente, a pesar de los muchos maestros atentos y profesionales que dedican sus vidas a la educación de nuestros hijos, nunca falta entre el personal escolar la ocasional persona mala que le ocasiona daño físico, mental o emocional a un niño abusando su posición de poder. También hay casos en que los culpables son los compañeros de los niños quienes causan daño a otros alumnos mediante intimidación, novatadas u otras formas de abuso. Además de presentar cargos contra los autores de estos delitos o denuncias por maltrato o descuido ante el Departamento de Niños y Familias, también se pueden presentar reclamaciones de carácter civil por daños y perjuicios derivados de las lesiones del niño. Estas reclamaciones pueden clasificarse en tres categorías generales:

(1) reclamaciones a nivel estatal por negligencia o por “agravio”,
(2) reclamaciones a nivel estatal por acciones intencionales en el estado, como causar deliberadamente angustia emocional o violar la Ley de Derechos Civiles de Massachusetts, y
(3) reclamaciones a nivel federal como lo dispone la ley, p. ej., 42 USC § 1983, Americans With Disabilities Act (Ley para Estadounidenses con Discapacidades) o el Title IX (Título IX).

Cada tipo de reclamación tiene elementos específicos que hay que probar para ganar el juicio y, por desgracia, tratar de probar un tipo de reclamación puede hacer que las otras sean más difíciles de demostrar. Como estas reclamaciones son muy complejas, si su niño ha sufrido este tipo de lesiones, conviene consultar lo más pronto posible a un abogado con experiencia en este campo de la ley.

Al presentar reclamaciones por negligencia contra un distrito escolar público, usted alega que a su niño no se le ofreció un cuidado razonable. Por lo tanto, aunque el distrito y su personal no hayan tenido la intención de causarle daño a su niño, como resultado de sus acciones su niño resultó, en efecto, lesionado. Las reclamaciones por negligencia también se conocen como reclamaciones por agravio. Como entidades del estado de Massachusetts, a las escuelas públicas se les concede las protecciones de la ley Massachusetts Tort Claims Act (MTCA). Esta ley es muy amplia, pero las tres protecciones principales que ofrece a las escuelas públicas contra cualquier reclamación por agravios son:

(1) Se le debe presentar al personal apropiado de la escuela pública y del pueblo o ciudad una carta de presentación del caso dentro de los dos años del incidente. De lo contrario, se le prohíbe presentar reclamaciones por daños y perjuicios contra el distrito escolar sin importar qué tan responsable usted crea que puede haber sido de las lesiones sufridas por su niño.
(2) La responsabilidad del distrito y su personal tiene un límite de sólo $100,000 por demandante. Esto significa que aun si un jurado le concediera a su niño $1.000.000 como resarcimiento por una reclamación, el juez no tendría más remedio que reducir la suma a $100.000 por demandante, por ejemplo, hasta sólo $300.000 en el caso de un niño con dos padres.
(3) Los empleados públicos que actuaron en el marco de su empleo pueden estar protegidos de responsabilidad individual. Por otro lado, la escuela pública puede estar protegida de responsabilidad por las acciones de su personal que no forman parte de sus responsabilidades laborales.

Como pueden ver, las salvaguardias que la ley MTCA ofrece a los distritos escolares públicos los protegen a ellos y a su personal de la fría realidad de la responsabilidad civil por los actos negligentes de su personal. Sin embargo, estas tres protecciones son generalidades. Un abogado con experiencia en este campo de la ley puede mostrarle otras vías para encauzar las reclamaciones por daños y perjuicios a favor de su niño.

A diferencia de las reclamaciones en que la escuela pública y su personal no tienen la intención de causar lesiones a un niño, las reclamaciones por daños intencionales, como causar deliberadamente angustia emocional, no están cubiertas por las protecciones de la ley MTCA. Por lo tanto, aunque usted no haya enviado una carta de presentación del caso dentro del plazo establecido, en su demanda puede incluir reclamaciones por daños intencionales. Además, para las reclamaciones por daños intencionales no rige el límite de responsabilidad de $100.000, y el personal de la escuela pública no está protegido si comete acciones con la intención de causar daños. No obstante, las reclamaciones por daños intencionales pueden ser más difíciles de probar. Las reclamaciones a nivel federal por violación de derechos civiles u otras violaciones ilícitas basadas en la discapacidad o el sexo del niño pueden ser más difíciles de probar. Intentar probar sus reclamaciones a nivel federal puede debilitar sus reclamaciones por daños intencionales. Pero probar que se violaron las protecciones de las leyes federales tiene dos ventajas. En primer lugar, al igual que las reclamaciones por daños intencionales, la ley MTCA no protege a las escuelas públicas y su personal de responsabilidad o de pagar indemnización completa por violaciones de las leyes federales que protegen los derechos del niño. En segundo lugar, estos estatutos federales pueden permitir que usted recupere los honorarios de abogados y gastos del litigio. Como tales, estas reclamaciones federales pueden ser una fuente adicional de compensación monetaria por las lesiones del niño.

Aun suponiendo que su niño haya sufrido lesiones por las acciones de un distrito escolar público y su personal y que usted pueda probar todas sus alegaciones, si su niño recibe servicios de educación especial o adaptaciones a través de un plan educativo individualizado (IEP, por sus siglas en inglés) o un Plan 504 según la Ley de Rehabilitación, hay otros obstáculos para la presentación de reclamaciones ante un tribunal estatal o federal. Si el niño tiene un IEP o un Plan 504, hasta que usted haya “agotado” sus remedios administrativos la Ley de Educación para Personas con Discapacidades (IDEA) puede prohibirle que entable una demanda contra un distrito escolar por lesiones sufridas por su niño como resultado de las acciones de su personal. Esto significa simplemente que, antes de presentar una demanda ante un tribunal, debe solicitar una audiencia de proceso debido para determinar si la Oficina de Apelaciones de Educación Especial (Bureau of Special Education Appeals, BSEA) tiene autoridad para tomar una decisión en su caso. Por ejemplo, cuando la firma nuestra representó en reclamaciones por daños y perjuicios a estudiantes que sufrieron abusos, agresiones o sujeción ilegal por maestros de educación especial, primero le presentamos el caso a BSEA. Una vez que se “agota” esta vía, se puede presentar la reclamación ante un tribunal federal o estatal.

Como pueden ver, este campo de la ley es bastante complejo y un mal paso puede impedirle que siga litigando el caso de su niño. Si cree que su niño sufrió lesiones por las acciones de un distrito escolar público o su personal, consulte lo más pronto posible a un abogado con experiencia en este campo de la ley para proteger y hacer valer su derecho de presentar reclamaciones a favor de su niño en forma correcta y oportuna.