Este verano, ¡refrésquese aprendiendo!

Boy with magnifying glassLos padres pueden ayudar a sus hijos a que sigan aprendiendo. ¿Pero cómo? Durante el verano, la clave para evitar que olviden lo que les enseñaron en la escuela es que sigan aprendiendo. Y para esto, ¡el truco es convertir el aprendizaje en algo DIVERTIDO! Aquí hay algunas sugerencias basadas en estudios que descubrieron maneras eficaces de lograr que en el verano, los niños retengan lo aprendido durante el año escolar e incluso adquieran habilidades y conocimientos nuevos:

  • El número de libros leídos durante el verano guarda una estrecha relación con el rendimiento académico.
  • En todos los grupos económicos, los niños que leen seis libros o más durante el verano aumentan más las destrezas en lectura que los que no lo hacen.
  • Los niños leen más cuando ven a otra gente leyendo. Los padres dan un buen ejemplo si sus niños los ven leer por placer.

Aproveche las oportunidades

Cuando sus niños expresen un interés, anímelos a que hablen de él y lo exploren en profundidad. Preste atención a lo que los entusiasma. Averigüe qué cosas los divierten, estimulan e inspiran. Busqué actividades relacionadas con estos intereses. Las excursiones de verano pueden ofrecer oportunidades para aprender sobre historia, biografías de personas famosas y naturaleza. Aproveche esos momentos de aprendizaje para alentar a su niño a que escuche, lea, tome fotografías, añada postales a su colección — ¡incluso que lleve un diario! Busque en su departamento local de parques y recreación una lista de las próximas actividades.

En Massachusetts, las bibliotecas son un gran recurso durante el verano. Dan pases gratuitos o a bajo costo para museos, el zoológico y otros lugares de interés. Muchas auspician programas educativos y de lectura. Muchos sugieren listas de lectura para niños de diferentes edades.
Llame a su biblioteca local para pedir más información.

Hable y escuche

Durante el verano, cada día ofrece oportunidades para hablar con sus niños y escuchar lo que tienen para contarle. De hecho, ¿sabía usted que el simple hecho de hablar y escuchar es un factor importante para su éxito en la vida? Escuchar es la primera experiencia del niño con el lenguaje y el comienzo del alfabetismo. Hábleles de todo. Use palabras elegantes aunque sus niños sean muy pequeños. Anime a sus niños a que le hablen a usted, a través de su ejemplo de primeramente escucharlos.

¡LEA! ¡LEA! ¡LEA!

En lugar de retroceder en lectura, los niños que leen durante el verano adquieren habilidades nuevas. Leer en voz alta a los niños pequeños es la manera más importante
de encaminarlos para que sean lectores exitosos. Lea a su niño y con su niño lo más posible. Hágalo en el idioma que se habla en el hogar o en el que le resulte más cómodo. Tenga libros, revistas y periódicos en su casa y dé el ejemplo de buen lector. Visite su biblioteca local a menudo. Lleve libros a su casa. Participe en un programa de lectura de verano o lleve a sus niños a ver a narradores de cuentos. Las bibliotecas tienen además películas y CD. Los niños poco entusiasmados por la lectura tal vez se interesen más en un libro después de ver la película. Las revistas de historietas son también una buena manera de lograr que los niños lean y aumenten su vocabulario. Las bibliotecas, al permitir que los niños más grandes accedan a la Internet, pueden ofrecerles un gran medio para explorar sus intereses.

Los estudios han demostrado que los niños adquieren nuevas habilidades de lectura cuando leen cualquier formato que les guste, incluyendo revistas de historietas o novelas románticas para adolescentes. De hecho, estos avances fueron aun mejores que los logrados mediante la instrucción directa en lectura.

Cultive las matemáticas y la ciencia

Aproveche sus actividades cotidianas. Puede apoyar las habilidades de su niño en matemáticas y ciencia mientras cocinan, trabajan en el jardín, cosen, usan una calculadora, juegan juegos de mesa, calculan distancias y cantidades, y reconocen patrones de diseño y música. Anoten sus actividades en un calendario familiar para reforzar el aprendizaje sobre el tiempo y los horarios.

Aliente la escritura

Las personas que más leen, mejor escriben. Y cuanto más escriben, mejor lo hacen. Busque maneras de incorporar la escritura a sus actividades cotidianas. Puede animar a su niño a:
Preparar un álbum de recortes de verano y pegar en él tarjetas postales, boletos de entradas de espectáculos a los que hayan asistido, fotos, etc. Su niño puede escribir información bajo las imágenes y leérsela a usted cuando miren el álbum juntos. Ayudarle a escribir la lista de compras cuando vayan al supermercado. Llevar un diario. Puede escribir sobre lo que ocurrió ese día o esa semana o sobre un tema que le interese y desee explorar

Dé el buen ejemplo

Muéstrele a su niño que usted disfruta de la lectura y la escritura. ¡El placer de aprender es contagioso! Ayude a que sus niños sigan aprendiendo durante el verano para que vuelvan a la escuela renovados, con energía y preparados para empezar el nuevo año escolar.

¿Sabía usted que…?

  • La frase “pérdida de aprendizaje de verano” fue acuñada en 1906 para describir el retroceso durante esta estación de lo aprendido durante el año escolar
  • Durante el año escolar, todos los niños aprenden habilidades básicas casi al mismo ritmo.
  • La pérdida de aprendizaje de verano afecta a casi todos los niños. Pero los que más retroceden son los niños de familias de bajos ingresos
  • Prácticamente todas las diferencias de rendimiento ocurren por el acceso desigual a las oportunidades de aprendizaje de verano.
  • Los niños que van a la biblioteca y sacan libros prestados, van a museos, conciertos y excursiones, o toman lecciones de natación o gimnasia, son los que tienen más probabilidades de no retroceder y de adquirir conocimientos nuevos durante el verano.

– Fuente: Centro de aprendizaje veraniega de la universidad John Hopkins www.summerlearning.org.

Latino Parent Leadership Program Advertisement