FCSN // Newsletter // 2019 // Summer 2019 // La Participación de la Familia y la Comunidad es Importante Para Todos los Niños (Español | Spanish)
a

La Participación de la Familia y la Comunidad es Importante Para Todos los Niños (Español | Spanish)

 

¿Por qué es importante en las escuelas?

Todas las familias quieren lo mejor para sus hijos. Las familias conocen a sus niños mejor que nadie y pueden ser un recurso valioso para los maestros. Cuando las familias, las escuelas y las comunidades colaboran, se puede lograr mucho y todos los niños pueden recibir el apoyo que necesitan para tener éxito.

En los últimos 50 años, la investigación en educación ha confirmado la relación entre la participación familiar y el éxito del alumno. Los estudiantes obtienen mejores calificaciones, tienen una mejor conducta, una actitud más positiva y más probabilidad de graduarse e ir a la universidad. A las escuelas también les va mejor cuando incluyen a las familias y la comunidad como socios.
Todas las escuelas interactúan con las familias: envían boletines de calificaciones al hogar, celebran jornadas de puertas abiertas y buscan la ayuda de voluntarios. ¿Qué significa entonces “la participación de la familia y la comunidad”? La Asociación Nacional de Participación Familiar, Escolar y Comunitaria (National Association of Family, School and Community Engagement, NAFSCE) comparte esta definición:

• La participación familiar es una responsabilidad compartida en la que las escuelas y las agencias y organizaciones comunitarias fomentan la participación de las familias de maneras significativas para que apoyen activamente el aprendizaje y el desarrollo de sus hijos. La participación de la familia es continua durante la vida del niño e implica un compromiso a largo plazo pero con cambios en los papeles de los padres a medida que los niños maduran y se convierten en adultos jóvenes. La participación familiar eficaz abarca y refuerza el aprendizaje en muchos ambientes, el hogar, los programas de prekindergarten, la escuela, las actividades después de clases, las instituciones religiosas y la comunidad.

Compartir la responsabilidad del aprendizaje y el rendimiento académico

Responsabilidad compartida significa colaborar en el interés superior del niño. Por ejemplo, la escuela puede comunicar las expectativas de tarea escolar a la familia para que los padres vigilen su cumplimiento. La escuela también puede tratar de ser un lugar acogedor para que todas las familias se sientan parte de la comunidad escolar. Las familias, por otra parte, pueden compartir la responsabilidad del aprendizaje buscando oportunidades en la comunidad que enriquezcan lo que se enseña en el aula. También pueden abogar por las necesidades de sus hijos cuando creen que no se está satisfaciendo una necesidad. La colaboración de la escuela y la familia se fortalece cuando cada una de las partes asume la responsabilidad de hacer lo que le corresponde y el estudiante se beneficia.

La participación continua de las familias y la comunidad, desde el nacimiento
hasta la edad adulta de cada estudiante

Cuando los vínculos entre las familias, la escuela y la comunidad se entrelazan mediante una comunicación comprensiva y frecuente, forman una red de seguridad que permite detectar a los niños con dificultades y ofrecerles apoyo antes de que sea demasiado tarde. Las familias, los maestros, compañeros, consejeros y un sinnúmero de otras personas afectan la vida de cada niño. Para hacer un buen trabajo, estas personas tienen que informarse acerca del pasado del niño y comprometerse con su futuro. Los lazos de colaboración entre las familias, la escuela y la comunidad que apoyan a los niños desde el nacimiento hasta la adultez pueden posibilitar esto.

La participación de la familia y la comunidad en todos los ambientes donde los niños aprenden

Una de las mejores maneras en que las partes interesadas pueden disminuir estas diferencias de rendimiento es llenar la vida de cada niño con oportunidades educativas estimulantes, tanto dentro como fuera del aula. Hay muchas maneras en que las escuelas pueden promover el aprendizaje fuera de la clase. Pueden trabajar con los padres para alinear la enseñanza dentro y fuera del aula. Pueden ofrecer apoyos como ayuda con la tarea después de clase. También pueden actuar como enlace crucial entre las familias y recursos en la comunidad como bibliotecas públicas, museos y centros comunitarios. Para que todos los niños alcancen su máximo potencial, hace falta más que una instrucción de alta calidad en el aula. Un sistema educativo realmente sobresaliente debe aprovechar todas las oportunidades.