FCSN // Newsline – Winter/Spring 2016 // La historia de Samantha: Asociandose con el programa BACPAC para Terminar el Acoso
a

La historia de Samantha: Asociandose con el programa BACPAC para Terminar el Acoso

Por Maureen McCarthy, Boston Children’s Hospital

Cuando Samantha tenía 10 años de edad, un compañero de clase la acosaba. Recuerda caminar por los pasillos de su escuela primaria y oír estas palabras: “¿Por qué estás en este planeta? No mereces estar viva.”

El acoso continuaba día tras día.

“No quería ir a la escuela porque sabía que él estaba allí. Tenía miedo”, cuenta Samantha, que ahora tiene 11 años.

Unas semanas después del comienzo del año escolar, el acoso y la intimidación aumentaron y pasaron a ser físicos.

“El maltrato era generalmente mental, pero en quinto grado un día se me acercó y me golpeó por la espalda”, relata Samantha en voz baja.

Esa fue la gota que colmó el vaso.

“Yo estaba harta”, dice Karen, la madre de Samantha. “El abuso verbal y físico tenían que parar.”

Samantha y su madre informaron el incidente a la escuela y a un representante escolar de la policía. Otro alumno que había presenciado el acoso físico también se presentó e informó el incidente a la escuela. La persona de enlace con la policía le llamó la atención al agresor, pero la escuela no tomó ninguna otra medida.

Aunque el tormento diario paró, el alivio de Samantha fue temporal.

La agresión verbal comenzó otra vez y empezó a afectar el trabajo escolar, la autoestima y la salud general de Samantha. Karen dice que su hija exhibía muchos de las señales de advertencia de una persona acosada: estado de ánimo deprimido, molestias físicas y no querer ir a la escuela.

“Primero empezó a quejarse de un dolor de barriga. Después no quería ir a la escuela”, cuenta Karen. “Dejó de hacer la tarea y pasaba tanto tiempo en el consultorio de la enfermera escolar como en el aula.”

Ese año perdió 30 días de clase por el acoso.

Un refugio seguro

Para que su hija consiguiera las herramientas necesarias para lidiar con los efectos de la intimidación, Karen se puso en contacto con un programa de apoyo y prevención del acoso y el ciberacoso de Children’s Hospital llamado Bullying and Cyberbullying Prevention and Advocacy Collaborative (BACPAC).

Samantha y Karen se reunieron con el equipo de BACPAC, que incluye al Dr. Peter Raffalli, neurólogo pediátrico y director del programa. Samantha relató su experiencia como víctima y aprendió destrezas para combatir el acoso y herramientas de fortalecimiento personal.

“Samantha habló durante dos horas y le contó el equipo cómo había sido el acoso. La alivió oír que alguien que no era un ser querido validara su experiencia y le dijera que el acoso no era culpa de ella”, recuerda Karen. “Mientras hablaba, podía ver cómo empezaba a sacarse un peso de encima.”

Acerca del programa BACPAC de Boston Children´s

El programa BACPAC se fundó en 2009, inicialmente como recurso contra el acoso para médicos, proveedores de cuidados, familias y administradores escolares. En 2011, el Dr. Raffalli y un equipo de médicos lanzaron formalmente una clínica centrada en el paciente que ya ha tratado a más de 100 niños.

El programa forma parte del Departamento de Neurología porque sus pacientes, típicamente niños con trastornos por déficit de atención e hiperactividad, autismo y otras dificultades de aprendizaje, corren un riesgo significativamente más alto de ser víctimas de acoso.

El beneficio del fortalecimiento

Samantha terminó quinto grado y se cambió a una escuela intermedia (“middle school”) de la región con más recursos de apoyo. El acosador no va a la misma escuela y ella ahora tiene las herramientas necesarias para responder a cualquier situación social difícil y estresante que pueda surgir en el futuro.
Cuando le preguntamos por qué quería contar su historia, Samantha contestó sin dudarlo: “Porque no quiero que ningún otro niño tenga que pasar por lo que pasé yo”.

“Samantha demostró mucha valentía y determinación para sobrevivir esta situación”, comenta el Dr. Raffalli. “Es muy inteligente y elocuente. Su fortaleza me impresiona mucho.”

BACPAC es el primer programa de su tipo en todo el país.

“Nuestra meta era establecer un programa donde las víctimas de acoso y ciberacoso infantil pudieran ser escuchadas, se informaran sobre sus derechos de acuerdo a las leyes estatales y federales, y aprendieran estrategias para poner fin a la intimidación”, explica el Dr. Raffalli.

Durante la cita, el Dr. Raffalli les ofreció a Samantha y a su madre herramientas para combatir el acoso, por ejemplo:

• Estrategias para poner fin a las situaciones de acoso, y consejos para prevenirlo en el futuro
• Estrategias de fortalecimiento para crear en la escuela una red de adultos que puedan estar a su disposición y abogar a favor de ella a nivel del director escolar si informa situaciones de acoso
• Maneras de fortalecer las amistades de Samantha, porque se ha demostrado que contar un grupo fuerte de amigos es un factor de protección contra el acoso
• Información sobre los derechos que le confieren las leyes contra el acoso de Massachusetts
• Una lista de agencias estatales a las que la familia puede llamar si cree que la escuela no está investigando la situación y respondiendo adecuadamente
• Informes y recomendaciones para compartir con la escuela, con la esperanza de que estas sugerencias se puedan usar para proteger a Samantha

Samantha dice que después de ir al programa BACPAC y reunirse con el Dr. Raffalli se siente más preparada para regresar a la escuela. “Me hizo sentir contenta y confiada de que puedo afrontar el acoso.”


El Programa BACPAC esta localizado en el Boston Children’s Hospital,
300 Longwood Avenue, Boston, MA 02115, 617-355-6388,
www.childrenshospital.org/centers-and-services/programs/a-_-e/bullying-and-cyberbullying-prevention-and-advocacy-collaborative-bacpac-program/bacpac